Es uno de los accesorios que más apreciamos los decoradores: la alfombra.
Dan ese toque final que complementan un estilo, una tendencia que hacen que ese espacio sea único e irrepetible, con su personal impronta.

Desde sus orígenes cargan una Historia, un significado, que con el transcurso del tiempo no han perdido su preponderancia. Antiguamente sus diseños tomaban cause en función de la cultura de los pueblos manufactureros (persas, hindúes, etc.), reflejaban su modo de vida, sus costumbres, sus recursos. Reliquias históricas de la decoración ornamental mundial hoy.

Mucho se puede hablar sobre tan preciado elemento, pero más quiero enfocarme en que “vivan” visualmente la maravilla de estas colecciones, que pertenecen a una artista londinense contemporánea, Sonya Winner, quien enaltece sus diseños con un universo de sensaciones, desde las texturas, las formas y los colores aplicados tan armoniosamente.

Todas las imágenes expuestas en este artículo son de fuente del autor.