Dentro de la amplia gama del verde en decoración, este es uno de los colores que dan sociego, tranquilidad.

Es un color frío para la paleta de  colores, sin embargo combinándolo con la luminosidad que otorga el amarillo, siempre representará ambientes frescos y vivos.

Cuanto más nos acercamos a su gama suave, verde country (más tinte negro en su composición, sin llegar a oscurecerlo) daremos un espacio relajante y reparador.

Si el verde es muy vibrante (manzana o esmeralda) conviene utilizarlo en bajas proporciones en el sitio, para no oscurecer ni lograr un ambiente impulsivo.

Veamos en las fotos, que cualquier gama o tinte de verde puede usarse en cualquier lugar de la casa, sin descuidar lo que se quiere transmitir.

Todas las imágenes expuestas en este artículo son a modo de ejemplo. Fuente: Web.